domingo, 17 de marzo de 2013

"¡Algo para recordar!"...Santa María "LA MAYOR"





Seguramente, a estas alturas, nadie en el planeta Tierra ("and beyond") desconoce el nombre del nuevo Papa y sabe, discute o especula, sobre sus gustos en éste o aquel tema.
Los medios de comunicación nos han ido contando (a lo "Sandalias del Pescador") los "primeros movimientos" del Sumo Pontífice...
Así, ya hemos visto, repetidas veces, su visita a la basílica "di Santa Maria Maggiore"... Pero, "como no venía en la programación", no se ha oído nada (o casi) de las características del "templo visitado".
Y es una lástima, pues....  situada en una zona donde abundan los "hoteles de estudiantes" (también de "los otros", supongo)..., enclavada a pocos metros de la estación Termini..., con un amplio horario de visita..., y ¡gratis! (en Italia ¡se paga por todo!) podía haberse transmitido a la audiencia (¿aún a riesgo de perderla?... ¡el "zapping" es el "zapping"!) algún dato histórico (y/o artístico) que otro.... ¡en fin!... "¡o tempora, o mores!"
...Empezaba el quinto siglo de "Nuestra Era" y el Imperio Romano era una sombra de sí mismo... (¡ni siquiera Roma era ya la capital!) ¡los antiguos dioses habían desaparecido! y una nueva religión se "abría camino"... llegaban "nuevas modas" que sustituían, o se combinaban, con otras... Así, las características arquitectónicas de las basílicas romanas (edificios en los que, entre otras cosas, se impartía justicia, -en el Foro Romano- pueden verse restos de las Basílicas Emilia y Julia, y la "moderna" de Majencio) fueron utilizadas por los cristianos para construir sus templos...
...En el Esquilino (una de las siete célebres "colinas de Roma") y sobre los restos de un "ara a ¿Cibeles?" (siguiendo los planos, dice la leyenda, de la impronta dejada por la nieve que cayó ¡un 5 de agosto!) comenzó a edificarse (401), por orden del Papa de entonces (Inocencio I), un templo cristiano...
...pero los tiempos eran más propicios para la destrucción... Alarico saquea Roma en el 410 (algo que no sucedía desde el 390 "antes de Cristo") y la obra arquitectónica fue dilatándose en el tiempo...
...Dentro del cristianismo existían también sus "propias batallas"... sobre todo en el "Imperio Oriental", donde "la gente ¡sabía griego!"...
...El Concilio de Éfeso (431) fue el enfrentamiento entre los partidarios de una virgen María "Christotokos"  (madre sólo de Cristo hombre) y los que opinaban que la Virgen era madre también de la naturaleza divina, o sea "Theotokos" ... ¡ganaron los segundos! y aquello debió dar ánimos para concluir aquella basílica romana que "reconocía a María como madre de Dios" ...corría el año 440 y llegaba a su fin el pontificado de Sixto III.
...De sólo tres naves (en la "arquitectura paleocristiana"...¡muchas tienen cinco!) destaca su decoración "musivaria" (o sea, de mosaicos)...
... A ambos lados de la nave central, sobre las columnas, se conservan escenas del Antiguo Testamento,... en la pared izquierda se representan sucesos "ante legem" (antes de la entrega de "los Mandamientos") cuyos protagonistas son Abraham, Isaac, Jacob y Moisés,... en la pared derecha  "los sub legem" con diversos episodios de "las aventuras de Josué"...
...Episodios (algunos apócrifos) de la vida del niño Jesús, ocupan el "arco del triunfo". Y en el centro de dicho arco...¡un trono vacío!  (la "etimasía") destinado a Dios... cuando llegue el Día del Juicio... Debajo, hay una inscripción que recuerda al Papa Sixto...
...De los primitivos mosaicos que decoraban la cabecera de la iglesia, no ha quedado rastro, pues dicha zona fue completamente remodelada a finales del siglo XIII,... fue entonces cuando Jacopo Torriti representa, en el cuarto de esfera del ábside, la coronación de la Virgen por Jesucristo...
...Mucha (y mejor información) además de otros avatares, construcciones y reconstrucciones, campanario románico, fachada del siglo XVIII, vinculación con España,  pueden (y deben) verse en numerosos tratados de Historia del Arte... también en formato digital (http://elartevivido.blogspot.com.es/, por ejemplo)... 
...Luego, están (estarán y estuvieron) los recuerdos de cada uno... la intrahistoria particular... como aquella, en los últimos días de 1980, donde los españoles que habíamos peregrinado a Roma, nos reuníamos todas las tardes en Santa María la Mayor y pisábamos, con la ilusión de una juventud casi recién estrenada, sus impresionantes suelos cosmatescos...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada